¿Cómo solucionar la congelación y otros problemas durante el inicio de Windows?

Es muy frustrante que cuando intentes encender tu computadora notes que intenta arrancar, pero nunca llega a aparecer el símbolo del sistema. Algunas veces provoca varios reinicios consecutivos pero sin llegar a culminar el proceso. En el artículo de hoy te enseñaremos cómo solucionar la congelación y otros problemas durante el inicio de Windows.

En Windows puede ocurrir que 7 se congela al intentar iniciarse, lo que te obliga a mirar “Iniciando Windows” durante una hora. Puedes entonces verte obligado a reiniciar manualmente, solo para ver cómo se congela nuevamente en el mismo lugar. O tal vez tu computadora con Windows 10 se reinicia automáticamente en algún momento después de que comienza a cargarse, lo que provoca algo que se llama un “Ciclo de reinicio”. A veces, tu computadora puede incluso detenerse en un punto en el que puedes mover el mouse, pero no sucede nada. Puede parecer que Windows todavía está intentando iniciarse, pero, eventualmente tendrás que reiniciarla manualmente, ¡solo para ver el mismo comportamiento nuevamente!

Esta guía se aplica a cualquier versión de Windows, desde Windows XPWindows 10. No te vayas…

Cómo solucionar problemas de detención, congelación y reinicio durante el inicio de Windows

  1. Apaga tu computadora y vuelve a encenderla. Desafortunadamente, no puedes reiniciar Windows correctamente porque no está completamente cargado, por lo que tendrás que hacerlo manualmente. A veces, las cosas no funcionan exactamente como deberían, especialmente después de que Windows instaló actualizaciones o hubo otros cambios importantes en el sistema operativo la última vez que estuvo en funcionamiento. Un reinicio puede ser todo lo que Windows necesita para volver a encarrilarse. Por tanto, si ves una pantalla azul llena de información parpadeando en la pantalla antes de que tu computadora se reinicie, esta es una pantalla azul de la muerte y tu computadora está configurada para reiniciarse después de una.
  2. Intenta inicia Windows en Modo seguro, y luego reinicia tu computadora correctamente. No hagas nada en el modo seguro, solo entra y reinicia. Esto funciona con más frecuencia de lo que crees.
  3. Trata de reparar tu instalación de Windows. Una razón común por la que Windows se congela o se reinicia automáticamente durante el proceso de inicio de Windows es porque uno o más archivos importantes de Windows están dañados o faltan. La reparación de Windows reemplaza estos archivos importantes sin eliminar ni cambiar nada más en la computadora.
  4. Intenta iniciar Windows con la última configuración buena conocida. Si acabas de realizar un cambio en tu computadora que sospechas que pudo haber causado que Windows dejara de iniciarse correctamente, comenzar con la Última configuración buena conocida podría ayudar a resolver el problema. Esto devolverá muchas configuraciones importantes a los estados en que se encontraban la última vez que Windows se inició correctamente, con suerte resolviendo este problema y permitiéndote volver a Windows.
  5. Inicia Windows en Modo seguro y luego utiliza la opción Restaurar sistema para deshacer los cambios recientes. Windows podría congelarse, detenerse o reiniciarse durante el proceso de inicio debido a daños en un controlador, archivo importante o parte del registro. Una restauración del sistema devolverá todas esas cosas a su último estado de funcionamiento, lo que podría resolver el problema por completo. Dependiendo de la razón por la que Windows no se inicia, es posible que ni siquiera puedas ingresar al Modo seguro. Afortunadamente, también puede realizar una Restauración del sistema desde las Opciones de inicio avanzadas en Windows 10 o Windows 8, o las  Opciones de recuperación del sistema en Windows 7 o Windows Vista, así como desde un DVD de instalación de Windows. Debes tener en cuenta que no podrás deshacer una restauración del sistema si se realiza desde el modo seguro o desde las opciones de recuperación del sistema. 
  6. Escanea tu computadora en busca de virus desde Modo seguro. Un virus u otro tipo de malware puede haber causado un problema lo suficientemente grave con una parte de Windows como para hacer que deje de iniciarse correctamente. Si no puedes ingresar al Modo seguro, aún puedes buscar virus usando un escáner de malware de arranque. 

Más soluciones para solucionar la congelación y otros problemas durante el inicio de Windows

  1. Borra la CMOS. Borrar la memoria del BIOS en la placa base devolverá la configuración del BIOS a sus niveles predeterminados de fábrica. Una configuración incorrecta del BIOS podría ser la razón por la que Windows se congela durante el inicio. Si borrar el CMOS soluciona el problema de inicio de Windows, asegúrate de que los cambios futuros en el BIOS se completen uno a la vez para que, si el problema regresa, sepas qué cambio fue el que causó el problema.
  2. Reemplaza la batería CMOS si tu computadora tiene más de tres años o si ha estado apagada por un período de tiempo prolongado. Las baterías CMOS son muy económicas y una que ya no mantiene la carga ciertamente puede ser la causa de que Windows se congele, se detenga o se reinicie durante el inicio.
  3. Desconecta y reconecta todo lo que puedas en el hardware. Esto restablecerá las diversas conexiones dentro de tu computadora, muy a menudo, es una solución “mágica” para problemas de inicio como este, especialmente los ciclos de reinicio y bloqueos. Intenta probar con los siguientes hardwares y luego ve si Windows arranca correctamente:
    • Intenta desconectar y reconectar todos los cables de alimentación y datos internos.
    • Vuelve a colocar los módulos de memoria RAM.
    • Vuelva a colocar las tarjetas de expansión. Desenchufa y vuelve a conectar tu teclado, mouse y otros dispositivos externos que tengas en la computadora.
  4. Verifica las causas de posibles cortocircuitos eléctricos dentro de tu computadora. Un cortocircuito eléctrico es a menudo la causa de ciclos de reinicio y bloqueos drásticos mientras se inicia Windows.
  5. Comprueba la RAM. Si uno de los módulos RAM de tu computadora falla por completo, su computadora ni siquiera se encenderá. La mayoría de las veces, sin embargo, la memoria falla lentamente y funcionará hasta cierto punto. Si la memoria del sistema está fallando, es posible que su computadora se encienda, pero luego se congele, se detenga o se reinicie continuamente en algún momento durante el inicio de Windows. Reemplaza la memoria en tu computadora si la prueba de memoria muestra algún tipo de problema.
  6. Prueba la fuente de alimentación. El hecho de que tu computadora se encienda inicialmente no significa que la fuente de alimentación esté funcionando. Si bien es posible que no sea común que tu computadora llegue hasta el proceso de inicio de Windows con una fuente de alimentación dañada, sucede y vale la pena echarle un vistazo.
  7. Reemplaza el  cable de datos del disco duro. Si el cable que conecta el disco duro a la placa base está dañado o no funciona, es posible que observes todo tipo de problemas mientras Windows se carga, incluidos bucles de congelación, detención y reinicio. Asegúrate de haber hecho todo lo posible para completar los pasos de solución de problemas hasta este. 
  8. Prueba el disco duro. Un problema físico con el disco duro es sin duda una razón por la que Windows podría reiniciarse continuamente, congelarse por completo o detenerse en seco. Un disco duro que no puede leer y escribir información correctamente ciertamente no puede cargar un sistema operativo correctamente. Reemplaza el disco duro si sus pruebas muestran un problema. Después de reemplazar el disco duro, deberás realizar una nueva instalación de Windows.
  9. Realiza una instalación limpia de Windows. Este tipo de instalación borrará completamente la unidad y volverá a instalar Windows desde cero.

Artículos relacionados que te podrían resultar interesantes


Deja un comentario